“La democracia no ha sido necesaria ni suficiente para el desarrollo, pero en América Latina es ineludible”: Rafael Correa