¿Existe la independencia digital?