Conferencia Magistral
"Democracia, conflicto y hegemonía:

¿Cómo transformar un régimen en la era de la pospolítica?"


 
 

COMENTARISTAS

 

John Ackerman

Director del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad UNAM


Jorge Volpi

Coordinador de Difusión Cultural UNAM


 

Radicalizar la democracia implica respetar las reglas y no destruir al adversario, dice la politóloga Chantal Mouffe


 
No se trata de que desaparezcan la confrontación ni las pretensiones hegemónicas de un “populismo de izquierda” o de un “populismo de derecha”, plantea en una conferencia magistral en la UNAM.
Es necesaria una “radicalización de la democracia”, no su destrucción, lo cual implica, entre otros aspectos, pasar del planteamiento “amigo-enemigo” al de “amigo-adversario”, dijo en la UNAM la destacada filósofa, politóloga y feminista belga Chantal Mouffe.
No se trata --dijo Mouffe durante una conferencia magistral, sobre todo teórica pero que en varios momentos echó luz al caso mexicano-- de que desaparezcan la confrontación, la disputa por el poder ni las pretensiones hegemónicas de un “populismo de izquierda” o de un “populismo de derecha”, sino todo lo contrario, pues forman parte de la política.
Se trata, más bien, de que haya reglas democráticas sobre la base de un “consenso conflictual entre los adversarios”, en el que el “nosotros” no niegue los derechos de el “ellos”, ni se busquen excluir o destruir unos a otros.
Chantal Mouffe dictó la conferencia “Democracia, conflicto y hegemonía: ¿Cómo transformar un régimen en la era de la pospolítica?”, que fue comentada por el investigador John Ackerman, director del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS), y el escritor Jorge Volpi, coordinador de Difusión Cultural, ambas instituciones de la UNAM.
La profesora de la Universidad de Westminster también se refirió al presente de México y confesó sentirse alegre de regresar al país, pero ya con Morena y Andrés Manuel López Obrador en el gobierno, desde el cual, agregó, al parecer se busca debilitar la hegemonía neoliberal para dar paso a una nueva hegemonía.
Sin embargo, es un proceso que puede llevar años y se debe tener “un poco de paciencia”, dijo la autora de “Hegemonía y estrategia socialista: hacia una radicalización de la democracia”, que escribió con el intelectual argentino Ernesto Laclau, su esposo, ya fallecido.
Explicó que el “populismo de izquierda” no es una ideología, ni un programa de gobierno ni un régimen, sino una acción colectiva y diversa que pretende generar las condiciones que permitan romper la hegemonía neoliberal dominante.
Tampoco se trata de llegar al gobierno y decretar la “abolición” del capitalismo, sino que más bien se deberá buscar “erosionar” al capitalismo. Se tratará de “poner en marcha otra lógica” en áreas como la judicial, educativa, ambiental o social, que permita “radicalizar la democracia”.
Advirtió que, aunque hay una “crisis de la hegemonía neoliberal” en el mundo, también hay un resurgimiento de los “populismos de derecha”, en gran parte por algunos “errores” de partidos y gobiernos de izquierda, que se han corrido al centro y han replicado políticas neoliberales.
Respecto al feminismo en general, y en particular al caso de México --que dijo no conocer a fondo, como sí a los de España y Argentina--, mencionó que hay “distintos feminismos”. Existe en el mundo, agregó, un tipo de feminismo que busca ser “compatible” con una estrategia populista de izquierda y articular la lucha de las mujeres con las luchas de otros grupos subordinados.