Con el neoliberalismo se quiso acabar con el espíritu revolucionario y crítico: Ackerman