BOLETÍN DE PRENSA

SE TRATA DE UNA PLATAFORMA INTERACTIVA SIN PRECEDENTES QUE BUSCA MEJORAR LOS PROCESOS DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE SOBRE LA DEMOCRACIA

El PUEDJS-UNAM presentó anoche una novedosa herramienta pedagógica que incluye textos interactivos y videos educativos sobre 100 autores clásicos y contemporáneos de todas las regiones del mundo

 
  • Fue presentada la plataforma El árbol de la democracia, una nueva forma, interactiva y digital, para conocer e involucrarse en los grandes debates sobre la democracia.
  • La plataforma, que incluye un libro digital descargable, gratuito y que es la guía para navegar por la página web a través de sus códigos QR, está alojada en: https://arboldelademocracia.cuaieed.unam.mx/
  • Este innovador recurso educativo es el resultado de un intenso trabajo interdisciplinario y tiene como propósito mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje sobre la democracia en estudiantes de bachillerato y licenciatura de todo el país, pero también en la ciudadanía interesada en estos temas.
  • Esta hazaña editorial fue creada por el Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS) junto con la Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia (CUAIEED), con respaldo del Programa de Apoyo a Proyectos para Innovar y Mejorar la Educación (PAPIME) de DGAPA-UNAM.
  • El árbol de la democracia promueve una metodología de aprendizaje que se adapta a las distintas modalidades de enseñanza actuales: presencial, en línea o autogestiva. Es una plataforma interactiva y un libro digital al mismo tiempo.

PRESENTACIÓN VIRTUAL
El lanzamiento de la plataforma interactiva El árbol de la democracia fue encabezado anoche por Leonardo Lomelí Vanegas, Secretario General de la UNAM, quien enfatizó que este proyecto pedagógico es una iniciativa muy importante, porque “es el tipo de herramientas que debemos desarrollar en la Universidad. Y por supuesto que la situación de emergencia sanitaria por la que atravesamos la pone aún más de relieve. La mejor forma que tenemos de incidir más allá de las aulas, a través de ese vasto universo que nos abre la red, es precisamente este tipo de plataformas”.
El funcionario universitario agregó: “Me parece de una gran riqueza conceptual, analítica y, al mismo tiempo, de un gran atractivo para los estudiantes; está muy bien diseñada en términos de presentación gráfica y didáctica, y revela que es posible difundir el conocimiento y la cultura sin sacrificar el rigor académico”.
En su participación, el Doctor John Ackerman, Director del PUEDJS-UNAM, subrayó que el proceso de construcción del Árbol de la democracia supuso un año y medio de intensa labor: “Se trata de una plataforma dinámica, interactiva, que intenta abrir brecha en la enseñanza en línea, en el aprendizaje autodidacta, a distancia, y busca ser útil cuando regresemos a clases presenciales”.
Además, calificó como una hazaña del equipo editorial “haber reunido a cien de los grandes autores y autoras de la historia del pensamiento democrático de América Latina, de Europa, de Asia, de todos los periodos históricos y de todas las regiones del mundo”. Asimismo, invitó a toda la comunidad académica de la UNAM, docentes y alumnado, “a entrar a la plataforma, interactuar con ella y aportar su conocimiento este espacio en construcción colectiva”.
Por su parte, Melchor Sánchez, Director de la CUAIEED-UNAM, comentó que “este árbol crecerá, dará sombra, echará raíces en los planes y programas, se levantará frondoso con los comentarios de los usuarios. También transmitirá vida y conocimiento, madurará, dará frutos y formará parte de ese gigantesco y espectacular bosque de herramientas de educación que ofrece la UNAM”.
Ricardo Pozas, del Instituto de Investigaciones Sociales, remarcó que el problema central de la vida social es la construcción de la cultura de la democracia: “Esto implica el conocimiento, el respeto y la presencia del otro y de sus derechos como el elemento fundamental de la vida y de la acción social”. En ese sentido, dijo, “este árbol va dirigido a jóvenes de la formación media, ese periodo donde tenemos que formar y consolidar los valores de la democracia. Si no les damos una cultura de conciencia de la existencia del otro y de la aceptación de la diversidad, no estaremos creando una cultura democrática”.
Ambrosio Velasco, integrante del Instituto de Investigaciones Filosóficas, calificó el Árbol de la democracia como un “logro en construcción continua”. Destacó la pertinencia de que aparezca esta “red de múltiples voces muy distintas sobre un mismo tema que da muchos ángulos de estudio”. Además, enfatizó, “es una obra en transformación, como toda obra académica y cultural digna de ser estudiada y criticada en el buen sentido de juicio y enriquecimiento. Es una obra que quiere salir de la academia y lo logra muy bien, porque se trata de una discusión amplia de controversias con un espíritu de formar ciudadanía”.
En su oportunidad, Mylai Burgos, académica de la Universidad Autónoma de la CDMX, consideró que este árbol es invaluable: “Un proyecto en movimiento como la democracia misma, no estática, sino dinámica, como forma de vida. No presenta sólo una pluralidad de posiciones teóricas sino también prácticas que tienen un devenir histórico, e incluso visiones que han sido invisibilizadas, negadas o estigmatizadas”.
Matías Bosch, de la Universidad APEC, República Dominicana, estuvo presente desde Santo Domingo: “Este árbol tiene una gran riqueza, que es la de salirse de la doctrina oficial con la que se enseña el pensamiento político, la democracia, la idea de libertad democracia y la idea de derechos. Este proyecto es un recurso pedagógico formidable, que no existía hasta hoy en ninguno de nuestros países y entornos educativos, y tiene que ver con trabajar con esos jóvenes que tienen el rol de seguir reconstruyendo el proyecto democrático latinoamericano y caribeño que hoy en día nos atrevemos a reinventar”.
La académica Érika Pani, de El Colegio de México, dijo que el árbol es un proyecto muy pensado, que tiene una historia muy larga y lleva impresa la característica de haberse hecho en medio de la pandemia. “Ha sido una sorpresa muy agradable ver este proyecto cuajar en manifestaciones multimedia no sólo para la educación a distancia, sino con posibilidad de ser enriquecido. Es un libro, un sitio web, tiene videos, lecturas sobre la vida y obra de pensadores políticos. No tendrá versión final. Es una imagen fantástica: tronco, ramas que nos permiten pensar en diálogos, lecturas críticas, conexiones de distintos pensadores que articularon sus ideas en torno a la democracia”.
Por su parte, Walter Arellano, de la Facultad de Derecho y uno de los editores originales del árbol, dijo que se trata de un proyecto de divulgación sin precedente, y tiene algo especial: “Esa conexión de tres productos conviviendo armónicamente en un mismo ambiente: una página interactiva, mapas conceptuales, contexto de cada autor, información básica para encontrar a los pensadores, y esos cien videos fenomenales contienen la exposición de 70 especialistas de gran nivel”. Incluso imaginó que este proyecto digital puede convertirse, en un futuro, en una app.

Sigue nuestras redes sociales