Edit Content
Esta ventana es para mirar dentro de nosotrxs a través del arte y la creatividad.
Esta ventana es para mirar dentro de nosotrxs a través del arte y la creativdad.
Bergslay/Pixabay
Isaac Yancob Pacheco Mejía

Isaac Yancob Pacheco Mejía

Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Oriente

Semblanza

La mentira piadosa de Guadalupe

Número 1 / ABRIL - JUNIO 2021

Ella sin duda alguna es una transfiguración de la diosa Tonantzin

Isaac Yancob Pacheco Mejía

Isaac Yancob Pacheco Mejía

Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Oriente

Tras la caída de Tenochtitlan se inició un abandono masivo de dioses y su destrucción por los conquistadores. Por lo tanto, este hecho fue determinante para la conquista: muchos lazos prehispánicos con lo sagrado se rompieron, entrando el catolicismo. Un ejemplo claro sobre la extensión del catolicismo por todo el Anáhuac es el culto a la virgen de Guadalupe; su templo fue construido sobre los restos de la antigua pirámide dirigida a Tonantzin, diosa de la fertilidad. Actualmente es la Meca para los mexicanos ya que es el segundo sitio católico más visitado, después del Vaticano.

Aunque parezca paradójico, aunque el catolicismo se supone debería ser universal no se salvó de la mexicanización. Esto es expresado comúnmente como guadalupanismo; envoltura católica, pero con contenido indígena. Tal variante es una rara mezcla de catolicismo medieval traído desde España, con ritos y creencias prehispánicas, combinación de un culto a un dios blanco omnipotente con una corte poderosísima de ¨santos-patronos¨ en cada pueblo mexicano.

Con esta religión tanto la jerarquía eclesiástica como los políticos tuvieron muy buenas razones para cultivar: la iglesia llena sus cepos y domina las conciencias, ya que sus adeptos tienen una rica imaginación nacida de las grandes carencias; además de tener  ignorancia general sobre el origen y desarrollo de los procesos históricos de su iglesia. Y por otro lado, el poder embrutece a los ciudadanos manipulándolos a su antojo.

Entonces se produce en la mente pueblo una religión no homogénea y/o lógica al estilo occidental pero tampoco una mitología prehispánica. Esta es una interpretación muy apasionada, disfrazada y cambiante, que permite que los feligreses pasen por diferentes actitudes y estados emotivos sin cambiar el lenguaje y los ritos católicos. Gracias a sus sacerdotes sufren de una obediencia: este hecho es del que más se aprovecharon, dada la benevolencia de los indígenas en múltiples ocasiones.

El alto clero y los terratenientes aprovecharon de esa ignorancia para convencer a pueblo para que luchara contra los españoles, enarbolando el estandarte de la virgen de Guadalupe. Lo mismo sucedió cuando nos impusieron un segundo imperio donde el líder ni era mexicano, o que tal cuando no se quiso dar ni un solo centavo para la guerra que se sostenía con nuestro vecino Estados Unidos de América.

EL MITO GUADALUPANO

Este mito ha envuelto a México desde la colonia precisamente desde el año 1531 hasta nuestra época, ya que como se ve los devotos de la virgen de Guadalupe cada 12 de diciembre hacen una procesión desde estados muy lejanos a la Ciudad de México a la meca. Popularmente se le llama “La Villa”.

¿Pero cómo surgió este mito? ¿Con qué propósito se hizo este mito? ¿Qué tan cierto es? Bueno a continuación veremos cómo surgió este mito y desmentir algunas cosas que envuelven a este.

En el documento más importante del guadalupanismo se afirma que, en diciembre de 1531, la Virgen se mostró a Juan Diego y el indígena recibió la misión de encontrarse con Fray Juan de Zumárraga con el fin de que el obispo ordenara la construcción de una ‘’casita  sagrada’’. La crónica de los hechos dice que el sacerdote no le creyó a Juan Diego y exigió una prueba de sus dichos, así unos días después, el indígena se volvió a presentar ante Zumárraga y desplegó su ayate para dejar caer cientos de rosas y mostrar la imagen de la divinidad. El milagro se efectuó y la aparición de la virgen se convirtió en una verdad.

PRIMERA MENTIRA

Zumárraga el primer obispo de la Nueva España, que se refería a los evangelizadores como hombres que “sólo pretenden henchir las bolas y volverse a Castilla”,  fue un inquisidor apostólico. Este nunca creyó en la aparición ni dejó prueba de ella, pues en su libro de 1547 Regla cristiana donde escribió algunas palabras sumamente contradictorias para el mito del Tepeyac: “¿Por qué ya no ocurren milagros? Por qué piensa el redentor del mundo que ya no son menester? Cabe recalcar que este libro lo escribió dieciséis años después de la aparición del famoso mito.

¿Pero no creen que si Zumárraga hubiera atestiguado la aparición guadalupana la defendería a capa y espada? Este milagro iría más allá de cualquier prejuicio y en sus textos no habría afirmado que ya no existen milagros, más bien habría dedicado muchas hojas en defensa de la aparición. Zumárraga, a pesar de las órdenes de la alta jerarquía católica deseosa de exterminar las deidades precolombinas negó la existencia de los milagros.

SEGUNDA MENTIRA

Si el mito dice la verdad, se supone que Juan Diego existió y esto sería una prueba irrefutable del mito. Sin embargo, durante más de tres siglos los historiadores guadalupanos, no han podido ponerse de acuerdo con tres hechos cruciales:

  1. Dónde nació este indígena. El lugar de su alumbramiento se lo han disputado Cuautitlán, San Juanico, Tulpetlac y Tlatelolco.
  2. Cuándo nació. Nunca se ha encontrado su fe de bautismo ni tampoco algo que documente su existencia
  3. Por último: si en verdad existió o no este personaje. En 1982 Sandro Corradinni, relator de la congregación para la causa de los santos, sostuvo lo siguiente: De Juan Diego no hay nada. La Virgen de Guadalupe es un mito con el que los franciscanos evangelizaron a México.

La conclusión es clara e irrefutable: los propios sacerdotes no creen en la aparición ni en la existencia de Juan Diego e incluso lo saben ocultar bien. Efectivamente, si Zumárraga no dejó una sola palabra sobre la aparición y desconfiaba de los milagros, y si Juan Diego; según las autoridades eclesiásticas silenciadas con tal de lograr su santificación, tampoco existió, no queda más que asumir que las apariciones del Tepeyac son un mito.

TERCERA MENTIRA

Pero esto no es todo. Nos quedan por ver algunos datos que envuelven al mito que simplemente no concuerdan ni históricamente, como el famoso ayate donde quedó plasmada la prueba de este milagro. Antes de continuar un pequeño contexto: en la época en que ocurrió el supuesto milagro, los indígenas más pobres continuaban usando tilmas y ayates para vestirse. Esta prenda, que se anudaba sobre los hombros y les llegaba debajo de las rodillas, generalmente se fabricaba con fibras de maguey por lo tanto es un hecho que Juan Diego de haber existido llevaba este tipo de vestimenta.

De regreso al tema, es un hecho que Juan Diego nunca pudo ponerse el ayate que se encuentra exhibido en “La Villa’’ con la imagen de la guadalupana, debido a que el ayate que se exhibe mide casi 1.80 metros de alto y, por lo tanto juan diego tuvo que medir 2.50 metros para no arrastrarlo.

Pero los problemas no terminan aquí, el supuesto ayate, a diferencia de los verdaderos, no fue tejido con fibras de ixtle o de agave, ya que en 1982, a petición expresa del entonces abad de la  Villa , el director del Centro Nacional de Registro y conservación para Obra Mueble del Instituto Nacional de Bellas Artes examinó la tela y descubrió que sus telas son de lino y cáñamo. Esto demostró que no se trata de un simple ayate, sino de un lienzo de gran calidad y altísimo valor, por lo tanto concluyeron que no se trata de una prenda de vestir de Juan Diego y mucho menos por las dimensiones que este tiene, sino de un lienzo para recibir colores.

CUARTA MENTIRA

La Virgen de Guadalupe es mexicanísima y eso le basta y sobra para merecer la devoción y sacrificio de nuestro pueblo. Pero vaya sorpresa, la verdad es que la Virgen de Guadalupe es española, y fue de los legados que Cortés hizo a la nueva España a comienzos del siglo XII: según dice la leyenda española un vaquero que respondía al nombre de Gil cordero encontró en la ribera del río Guadalupe una imagen de la Virgen de Guadalupe la figura pequeña y morena rápidamente adquirió gran popularidad y fama tras el paso en la región en 1338 de Alfonso XI, quien le mandó construir un templo. Poco más de 100 años después los Reyes Católicos la declararon protectora de los indios, se sabe por los señalamientos son realizados por Salvador de Madariaga.

Hernán Cortés, el conquistador, traía un estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe, ya que esta imagen se adoraba en su tierra Extremadura; y aunque estos hechos podrían verse como una serie de extrañísimas casualidades es necesario recordar que el conquistador puso este estandarte en templo que mandó a construir. ¿Dónde? pues nada más y nada menos que en el cerro del Tepeyac.

QUINTA MENTIRA 

La presencia del estandarte de Cortés con la españolísima Virgen de Guadalupe en el templo del Tepeyac además de lo antes dicho también nos lleva a un tema ya tratado por varios historiadores: la guadalupana en realidad no era una novedad religiosa en la nueva España sino una diosa prehispánica que fue transfigurada por los sacerdotes y misioneros luego de la derrota de los mexicas.

Efectivamente una de las acciones políticas que emprendieron los sacerdotes que llegaron a nuestro país fue sustituir a los dioses indígenas con sus deidades esto fue lo que sucedió por ejemplo con Tláloc, Xochipilli, Huitzilopochtli que se convirtieron en simple analogía de sus virtudes: en San Juan Bautista, San Isidro Labrador y Jesucristo; lo anterior fue exactamente lo mismo que ocurrió con Tonantzin, la Madre de Dios según la mitología prehispánica que se adoraba en el Tepeyac durante el mes de diciembre y así pues la Virgen de Guadalupe además de las otras mentiras también posee la falsedad de su origen religioso. Ella sin duda alguna es una transfiguración de la diosa Tonantzin.

ENTREVISTA    

El día 15 de febrero del 2021 se le hizo una entrevista al diácono Bhles de la Parroquia de los Dolores, Xaltocan, Xochimilco. Espero que disfruten de esta pequeña entrevista así como disfrute hacerla yo.

–¿Está de acuerdo cómo es que los feligreses profesan la religión?

–Estoy de acuerdo, sí, como en algunas prácticas, hay otros que van al extremo otras prácticas por las cuales estoy de acuerdo.

–¿Por qué el clero no se da el valor de educar a sus feligreses?

–Usted me pregunta que por qué el clero no se preocupa a formar a sus feligreses, déjame decir a usted que el clero está preocupado y de hecho es una de sus tareas la formación humana, espiritual, intelectual de sus feligreses tenemos varios, lugares, etapas, posibilidades de formar a nuestros laicos fieles. Algunos que se especializan, pueden hacer una maestría; e incluso hay quienes son laicos. Hacemos pláticas y hacemos conferencias, los que se interesan siempre las puertas están abiertas para seguir su formación

–¿En la religión se mantienen las costumbres prehispánicas?

–Algunas sí.

–¿Por qué se adoptó este tipo de religión llamado Guadalupanismo?

–Usted me pregunta, que porqué se adoptó una religión que se llama guadalupanismo, no tenemos una religión que se llame guadalupanismo, lo que tenemos es una devoción a la virgen de Guadalupe. Una cosa es una religión y otra cosa es la devoción.

–¿Qué opina sobre la sustitución de la diosa Tonantzin por la Virgen de Guadalupe?

–No se sustituyó, lo que se hizo fue la inculturación. La misma creencia que ya traía el pueblo nativo, los indígenas ya tenían acerca de esta creencia, al evangelizar a este pueblo, para hacerle entender, se construye el templo de la basílica de Guadalupe allí para seguir con la misma tradición, eso se llama inculturación, es decir el evangelio va a al encuentro de nuestra cultura, a partir de lo que ya tenemos como cultura y evangelizarlo. Sería algo malo venir y acabar con nuestras tradiciones, lastima que en algunos casos ha sucedido, pero no debería de ser así.

–¿Hay un registro escrito sobre la aparición de parte del mito?

–Hay un registro y muchos trabajos científicos; no solamente trabajos de investigación hechos y/o hechas por católicos. Hay muchos laicos, jóvenes, estudiantes que no tienen nada que ver con los católicos, que han escrito muchas obras en México y fuera de México. Y aquí en México se puede consultar obras de las apariciones de la virgen de Guadalupe en la Universidad Pontificia de México.

–¿Si este es el caso de que hay muchos escritos, porque Zumárraga no tuvo ese registro de la Virgen de Guadalupe en sus libros?

–Yo no sabría decir que no lo hizo, tendría que investigar si de verdad el arzobispo lo escribió, puede ser que no lo haya escrito, pero hay otros que ya lo escribieron.

–¿Qué piensa que a través de la historia se ha usado a la virgen de Guadalupe y otras imágenes eclesiásticas para manipular a la población?

–Yo no comparto eso, que la iglesia o el clero haya usado imágenes de santos o la imagen de la virgen, para manipular a los feligreses, y si hay alguien que lo hubiera hecho, es por ignorancia. La fe no es una manipulación, es una adición libre y consciente.

La imagen nos ayuda para acercarnos a una realidad divina, pero no es la imagen en sí que tiene la sustancia; por lo tanto que alguien lo haga es: por falta de educación espiritual y lo hace por fanatismo y la iglesia católica no favorece el fanatismo, lo que hacemos es la evangelización y dejar que alguien profese su fe, conforme a sus creencias, pero no podemos manipular a alguien, eso no está bien definitivamente, que alguien lo haya hecho, no creo, pero si alguien lo hace no lo hace a nombre de la iglesia, lo hace a su propio nombre por falta de conocimiento.

Más sobre Ventana Interior

El Misterio de las Almas Gemelas: un romance en vertical

El Misterio de las Almas Gemelas: un romance en vertical

Por Luis del Ángel
¡Prepárate para sumergirte en un mundo lleno de drama y misterio en esta emocionante serie LGBT+ de TikTok!

Leer
Recuerdo

Recuerdo

Por Danitza Jocelyn Bautista Santillán
Aquí yace mi cuerpo, un miserable ser que luce tan etéreo…

Leer
Mictlán

Mictlán

Por Jorge Gael Luevanos Colunga
Un extraño intercambio podría enmendar los errores del pasado, ¿te atreves?

Leer
¿Y si bailamos un corrido?

¿Y si bailamos un corrido?

Por Ethan Balanzar
En la sociedad mexicana pagan todos… por el placer de unos pocos

Leer
Ping Pong

Ping Pong

Por Ilse González Morales
Ir y venir en la incertidumbre

Leer
Comunión

Comunión

Por Zhara Hernández Acevedo
Parecía un altar, una comunión; tu cuerpo el pan, tu saliva el vino

Leer

Deja tus comentarios sobre el artículo

La mentira piadosa de Guadalupe

7 respuestas

  1. Sin duda me parece muy buen comentario, aunque creo que es muy difícil saber exactamente como fueron los hechos, pero sin duda la manera de evangelizar en su propia doctrina de la Iglesia Católica, ah sido por medio de vírgenes y les invitaría a revisar, no hay país que conquistado directa o indirectamente por españoles no tenga una virgen salvadora de esa ciudad y de ahí miles de nombres, es el mismo engaño en muchas ciudades del mundo y que muchos creen.
    También eh tenido la oportunidad de leer la Biblia de muchas religiones y ninguna dice o jamás habla de que las vírgenes hacían milagros, ni siquiera la madre del salvador, entonces pues no existe ningún fundamento en la aseveración de que se apareció por todo el mundo. Como le i en un comentario acertado eso atraía feligreses, eso era lo que les importaba, sencillo eso inventaron y reprodujeron.

  2. El engaño fue forjado por el clero , no por un grupo como afirma Sandro Corradinni ( hije e pu.. de paso dicho ) los franciscanos siempre hemos tenido reticencias para con el supuesto milagro. Hay priores y representantes franciscanos que abiertamente se pronunciaron en contra. Estás buscando en años que no , la fecha escrita en el mican mopua ( o como se llame ) es 1531 , pero la datación es muy tardía, fácilmente siglo XVIII y ahí es donde encontrarás las oposiciones de las que hablo. Es decir es oposición de época. En conclusión ¡ No fueron los monjes sino los padrecitos que es muy diferente ! ¿ Porqué? Porqué la Virgen de San Juan atraía a demasiados feligreses ¡ Así de sencillo !

  3. Interesantes comentarios, y todo tu desarrollo, no dudo que no exista la persona juan diego. tmbién me parece que no comulgas con el catolicismo y menos con el guadalupanismo, haces comentarios personales que le quitan imparcialidad a tu texto, y ello te hace perder fuerza, aunque probablemente tu intención es dar tu opinión, lo cual es muy válido. creo que consultar solo un autor para concluir que no existió, es debil, se requeririá consultar a todos los que escribieron, todos los registros de la épocca y es una labor épica, podria sser tema de tesis,

    para finalizar me parece un texto que aporta, gracias por crearlo. lo que expreso es solo mi opinión sin afán de nada salvo compartir. si compartes la ficha completa del libro que citas te lo agradeceré.
    no dejes de ecribir, felicidades¡¡

    1. Que interesante punto de vista, una persona que se atreve a hacer un juicio científico: y solamente atina a decir que a Juan Diego lo drogaron, no será que tú vives inmerso en el mundo de las drogas, y por eso tu afirmación de que fue drogado? Increíble tu juicio

  4. El culto a Guadalupe se fue dando de forma muy muy paulatina. No cabe en ningún momento de la misma la idea de un plan especial de evangelización por medio de ella. Esa idea es muy reciente. De hecho es hasta el siglo XIX cuando se inició de forma generalizada su introducción al culto en todo México, hecho que puede fácilmente constarse con la poca existencia de imágenes o capillas dedicadas a ella antes de ese siglo. Se volvió un fenómeno de masas hasta el siglo XX.

  5. El que nació en casa católica, será por ende católico, el que nació en casa de protestantes, será aleluya, el que nació en Arabia Saudita será musulmán, quien nació en casa de ateos será laico. Los dioses del cielo (de cualquier religión) no nos aclaran nada sobre quién tiene la razón o que religión es la verdadera, o si de verdad el hombre ocupa profesar una religión. La fe es algo que no aclara ni se compromete a nada. No importa cual sea tu religión o tu dios o dioses, o santo preferido, el día que te tengas que morir, te vas a morir, ninguno de tus dioses te van a salvar de ello. Solo espero que tus creencias te lleven a donde tu has puesto tus creencias o tu fe, mientras tanto, vive tu vida y no odies, no hagas daño a nadie. La mejor religión puede que no sea en la que fuiste educado, sin embargo; la lealtad, honradez, honorabilidad y humanidad harán que vivamos en mejor armonía que estar contendiendo por asuntos que pretendemos conocer.

    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *